Página PrincipalClasificadosLinksSoftwareBiblioteca
RegistroContacto
I+DDesarrollo Profesional
Propietarios#sesorRegistro
ContactoNosotros
 
 
 
Imprime esta página
Iluminación de viviendas

Arq° Ariel Battafarano

Asesor en Luminotecnia

El famoso dicho que dice que cada casa es un mundo, se puede aplicar perfectamente a la iluminación de viviendas. Esto es así porque no existen recetas o fórmulas, por llamarlas de alguna manera, para generar un proyecto de iluminación dentro de un hábitat que sigue, generalmente, los gustos de sus propietarios.
La presente nota, intenta marcar ciertas pautas de diseño para generar una iluminación acorde a las necesidades y a los distintos ámbitos que existen dentro una vivienda.
Podemos comenzar por ejemplo, en una cocina, donde necesitamos una iluminación funcional y bien dirigida en los planos de trabajo, ya sean verticales (puertas de alacenas) u horizontales (mesadas).
Para iluminar bien las mesadas o el artefacto cocina, ubicamos artefactos fluorescentes, o embutidos de dicroicas (si el lugar lo permite) en cenefas debajo de las alacenas. Para iluminar las puertas de estas últimas, y por ende el interior de las mismas cuando abrimos las puertas, podemos optar por una iluminación general, colocada en el cielorraso de la cocina, ya sea embutidos o plafones; o artefactos dentro del mismo mueble, si este lo permite.
Hay que tener la precaución de utilizar artefactos de fácil limpieza por tratarse de un ambiente de alto grado de contaminación del aire.
Tomando en un segundo punto los dormitorios, podemos hacer un paralelo con la cocina y colocar buena luz donde la necesitamos. Los lugares a iluminar son: cabeceras de cama, frentes e interiores de placards y vestidores.
En zonas de estar debemos prever en nuestro proyecto, que la iluminación sea los más flexible posible, para dotar al mismo ambiente de distintos climas, según el tipo uso o reunión que se vaya a desarrollar. En base a esto podemos generar una iluminación general del ambiente con luz indirecta (aplique de pared o lámparas de pie) con lámparas de cuarzo iodo, artefactos embutidos, plafones o colgantes de luz difusa, teniendo siempre la precaución de colocar sistemas de regulación de intensidad (dimmer) para mantener el nivel de iluminación según las necesidades de cada momento.
Como complemento de la luz general dotamos al espacio de artefactos tipo spot, embutidos o exteriores, para una iluminación puntual de elementos que así lo requieran, plantas, cuadros, esculturas, mesas bajas, revisteros, etc. Estos artefactos debieran ser siempre articulados, para orientar la luz sin problemas. Las lámparas a utilizar como iluminación de destaque pueden ser: par 20, par 30, dicroica, maxispot, superspot, siempre teniendo en cuenta las características propias de cada lámpara y el lugar donde se va a utilizar. También como luz complementaria podemos tener luces decorativas: rasantes a las paredes, dentro de vitrinas o estanterías, marcando accesos, vanos y puertas, etc.
Es muy útil, si existe un lugar de lectura, la utilización de una lámpara de pie equipada con una lámpara incandescente común, como luz de lectura.
En el comedor podemos optar por artefactos o lámparas de pie de luz indirecta, igual que en el estar, con lo que logramos una iluminación envolvente y diáfana, casi libre de sombras, ya que es luz reflejada; o artefactos colgantes de todo tipo de formas, lámparas y potencias, colocados sobre la mesa, con lo que se tiene una luz mucho más concentrada e íntima.
En baños lo más conveniente, es lograr un buen nivel de iluminación sobre la cara, tratando de que sea una luz frontal o con poco ángulo, para no crear sombras demasiado marcadas, que desfiguren los rasgos.
Luego de todas estas pautas de diseño, siempre hay que tener en cuenta los gustos de los propietarios de la vivienda a iluminar, respetarlos y conseguir de esta manera un buen proyecto de iluminación.
 
Arq° Ariel Battafarano
www.geocities.com/ariel_battafarano
aysbr@cvtci.com.ar
 
Página PrincipalTopRegresarPágina principal