Página PrincipalClasificadosLinksSoftwareBiblioteca
RegistroContacto
I+DDesarrollo Profesional
Propietarios#sesorRegistro
ContactoNosotros
 
 
 
Imprime esta página
RIESGO URBANO
Por Arq. Valeria Elizabeth Nerpiti

(Arquitecta especializada en Arquitectura Pericial

Las preocupaciones diarias hacen que nuestras caminatas por la ciudad sean monótonas e indiferentes.
Las construcciones de viviendas, locales, edificios, obras en construcción..., conforman el llamado entorno urbano y es precisamente éste el que puede estar descuidado, viejo, deteriorado, agrietado o nuevo y reluciente detrás de un maquillaje escenográfico.
Pero debemos tener en cuenta que parte de los límites de la perspectiva que tenemos al caminar son estas fachadas de diferentes estilos, colores, con volúmenes entrantes y salientes, con carteles, marquesinas y balcones que invaden la vereda formando un techo virtual en nuestro recorrido.
Todas las construcciones parecen estar en silencio e inmóviles, excepto para los que podemos interpretar su lenguaje pudiendo descifrar cuál es la rajadura que indica el asentamiento de la construcción, la sobrecarga del edificio, la presencia de raíces de algún árbol, la incorrecta fundación; cuál es la humedad que proviene de los cimientos, de un caño fisurado, del deterioro de los muros envolventes del edificio, de la cubierta o azotea, del desagüe pluvial; cuál es la corrosión de hierros y armaduras que revisten riesgo y urgencia de reparación ...
Quienes nos especializamos y profundizamos en el estudio de las manifestaciones constructivas, podemos advertir la ruina parcial evitando el colapso de derrumbe. Pero, parecería ser que sólo se intenta observar y verificar las construcciones cuando la escalofriante ola de pánico por la caída de un balcón, el desprendimiento de una placa de piedra a nueve metros de altura, la caída de una marquesina, etc. llega a nuestros oídos por los medios de comunicación pasando a formar parte de todos los diálogos y comentarios.
A veces, la memoria suele ser frágil como el cristal y el correr de los días todo lo tranquiliza volviendo a olvidar que los edificios necesitan un continuo mantenimiento y la reparación de todas las zonas críticas, ya que si son realizadas a tiempo pueden evitar daños mayores.
¿Cuántos de los balcones por los que caminamos sobre y debajo de ellos tienen rajaduras y fisuras?, ¿Cuántos tienen la estructura a la vista total o parcialmente corroída?, ¿Cuántos están invadidos por la humedad?, ¿A cuántos se les desprende material?, la respuesta es, " a casi todos" pero eso no significa que es normal, que ese es el estado natural con el marcado paso de los años, sino que son advertencias, gritos de auxilio de la construcción, signos y señales que acusan el paso del tiempo, la falta de cuidado y la correcta inversión en mantenimiento.
Los responsables de mantener y cuidar el edificio son quienes deben tomar conciencia y las medidas necesarias, asesorándose para prevenir el deterioro total que causen daños, tal vez irreparables.
Si se piensa que todo es cuestión de edad de la construcción, se caería en un grave error, las obras nuevas necesitan cuidado y mantenimiento desde el comienzo de la obra misma, mientras que el resto no sólo necesita mantenimiento sino reparación y reconstrucción.
Por lo tanto no debe olvidarse que en cuestiones de seguridad la economía no forma parte de los componentes en la "Ecuación de Vida".

Arq. Valeria Elizabeth Nerpiti
www.nerpiti.com.ar
pericias@nerpiti.com.ar

Página PrincipalTopRegresarPágina principal